Archivo de Tags de » cuidados «

Enfermos renales y dulces de Navidad

El 10 de diciembre la Sociedad Española de Nefrología (SEN) anunció a través de un comunicado, que recomienda a los pacientes renales cuidar la ingesta de alimentos ricos en potasio durante la Navidad, como los turrones y mazapanes.

Además de aquellos que ya padecen de enfermedad renal, deben tener precaución con éstos dulces aquellas personas que tiene riesgo de sufrir problemas renales como son los pacientes con hipertensión arterial, obesidad, hiperuricémicos y diabéticos mal controlados, entre otros. Además la coordinadora del Comité de Selección de Trabajos de la SEN declaró que es también importante no abusar de la ingesta de sal, y evitar las comidas copiosas, así como no dejar de tomar el tratamiento habitual. Los atracones de marisco y alcohol pueden llevar a estos pacientes a sufrir episodios de artritis o gota, así como de crisis hipertensivas (aumento brusco y aislado de la tensión)

En concreto, en el caso de los pacientes con enfermedad renal crónica (ERC), indicó que el abuso de turrones, mazapanes, chocolates, frutos secos puede elevar mucho el potasio en sangre, ya que a los pacientes con problemas de riñón les cuesta eliminarlo a través de la orina y se acumula en la sangre, originando graves problemas de salud.  También en ellos, la ingesta elevada de líquidos que a veces acompaña a las comidas copiosas de Navidad, pueden desencadenarles situaciones de sobrecarga de volumen (aumento excesivo del volumen, provocando hinchazón, edemas, a todos los niveles), con dificultad respiratoria por insuficiencia cardiaca.

bandeja-turrones-mazapanes

¡¡¡Sigue leyendo esta entrada!!!

¿Enfermeras inexpertas?

Todos nos hemos hecho eco del terrible incidente que ocurrió hace unos días en el Hospital Gregorio Marañón con el hijo prematuro de la primera víctima mortal por gripe A de España. Al parecer una enfermera nueva en la unidad de neonatología y sin ninguna supervisión administró por vía parenteral (vía venosa) una alimentación que debía administrarse por vía enteral (sonda nasogástrica). Este hecho provocó la muerte del pequeño.

A raíz de este suceso ha explotado la polémica. En todas las tertulias y telediarios se habla de enfermeras inexpertas, poco personal de enfermería, y algún despistado habla incluso de falta de médicos. Volviendo al caso, lo cierto es que hay poco personal de enfermería y también poca especialización dentro de nuestra profesión. Es incomprensible que a una enfermera nueva se le deje en un turno de noche, en el que siempre hay menos personal y por lo tanto más carga de trabajo, sola y sin supervisión. Muchas veces no tiene que pasar nada, pero cuando pasa, pueden suceder cosas como esta.

A qué se debe, por lo tanto, esta situación en la que nos encontramos. Por un lado, la falta de personal se debe a que en la Comunidad de Madrid (en la que se está privatizando la sanidad) se están abriendo nuevos hospitales y no se está contratando personal, sino que se está tirando del personal de hospitales como el Doce de Octubre, el Gregorio Marañón, La Paz… es decir, hospitales antiguos.  Este traslado de personal se justifica diciendo que los nuevos hospitales están reduciendo el groso de pacientes que tienen que cubrir los antiguos hospitales. Pero esto no es del todo cierto, ya que muchos de estos hospitales no tienen elementos materiales ni humanos para cubrir las necesidades de los usuarios, los cuales en un momento de urgencia acuden a sus antiguos hospitales de referencia.

hospital cruz roja

Está situación se verá acrecentada dentro de unos años, cuando toda la sanidad madrileña se privatice, proyecto que tiene en marcha la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Cuando esto suceda,  el personal sanitario será reducido todavía más por lo que los turnos de trabajo serán más extensos, además de los medios materiales que, lógicamente, se verán reducidos (no olvidemos que si se privatiza, nuestra sanidad estará a manos de una empresa privada, cuyo objetivo principal, como todas las empresas privadas, es obtener el máximo beneficio). Todo esto repercute en el usuario de la sanidad pública. Además, al no tener una sanidad pública de calidad, las sociedad médicas privadas que ahora nos dan tantas facilidades, al no tener una competencia fuerte, podrán subirnos los precios como quieran.

Pero dejemos esto de lado, que es otro tema. Además de la falta de personal, lo que más afecta en este caso es la falta de especialización que tenemos las enfermeras. La enfermería lleva años pidiendo especialidades, poder doctorarse, poder avanzar en la profesión, ya que la enfermería tiene conocimientos suficientes como para poder hacerlo y, desgraciadamente, ha tenido que suceder un hecho tan trágico, (a la vez que mediático, como es el caso de este niño) para que, no solo el personal de enfermería, sino la sociedad se hagan eco y se percaten de esta necesidad socio-sanitaria.

¡¡¡Sigue leyendo esta entrada!!!