Métodos anticonceptivos químicos y hormonales; píldora anticonceptiva

Hoy vamos a hablar de los anticonceptivos hormonales (AHC), más concretamente de la píldora. De entre los AHC decir que la píldora anticonceptiva es el segundo método anticonceptivo más utilizado, después del preservativo masculino. Debemos recordar que ninguno de los anticonceptivos hormonales protegen frente a las ETS, por tanto son indicados en caso de pareja estable, como parte de la planifiación familiar.

Los anticonceptivos hormonales impiden el embarazo, pero no lo hacen de manera permanente o irreversible, sino que en el momento en el que nosotras deseemos, siempre consultando al ginecólogo, se pueden retirar para poder tener hijos. Decir que todos estos métodos, requieren de control ginecológico y sólo se deben usar previa consulta con él, que es quien debe recetarlo e indicarnos cuál se ajusta mejor a nuestras necesidades. Algunos tienen bastantes efectos secundarios, los cuales varían de una mujer a otra. Una mujer puede sufrir muchos de estos efectos secundarios, mientras que otra puede no sufrir ninguno con el mismo método anticonceptivo, por ello es importante que si no te sientes cómoda con el método utilizado lo consultes al ginecólogo para ver qué otras opciones tienes.

Tenemos varios tipos de anticonceptivos hormonales, a saber: la píldora anticonceptiva de la que hablaremos hoy y entre la que está la píldora del día después, a la que dedicaremos un post completo, las inyecciones hormonales, implantes hormonales, anillo vaginal, parches y los espermicidas de los que ya hemos hablado.

En cuanto a la píldora anticonceptiva, tenemos de diferentes tipos: los combinados de estrógenos y progestágeno, los anticonceptivos con gestágenos (hormonas con las propiedades de la progesterona) y finalmente la anticoncepción de emergencia o postcoital, que explicaré otro día.

Voy a explicar brevemente el mecanismo de acción, ventajas, contraindicaciones y efectos secundarios. Los AHCs inhiben la síntesis de un grupo de horomonas responsables de la ovulación, las gonadotropinas. Al evitar que se segreguen, no se ovula y por tanto no hay embarazo. Al mismo tiempo provocan una atrofia reversible de las glándulas del endometrio (la pared que recubre el interior del útero) y hace que el moco cervical sea más espeso, dificultando o impidiendo el ascenso de los espermatozoides. En el caso de los combinados, la parte del gestágeno es la que tiene la acción anovulatoria (es decir, es el que evita la ovulación) y los estrógenos potencian la acción del gestágeno e induce los cambios en el endometrio. Los AHCs con gestágeno provocan cambios en el moco cervical, y anovulación.

Contraindicaciones:

  • Lactancia materna en las primeras 6 semanas del postparto.
  • Edad >35 años en fumadoras de más de 15 cigarros/día.
  • Múltiples factores de riesgo cardiovascular.
  • Enfermedad cardiovascular.
  • Historia de trombosis venosa profunda o embolismo pulmonar.
  • Hipertensión arterial.
  • Patología hepática.
  • Historia actual de cáncer ce mama.
  • Diabetes de más de 20 años de evolución.

Contraindicaciones absolutas:

  • Sospecha o cáncer en tracto genital.
  • Psicosis o depresión severa.
  • Colitis ulcerosa o Crohn.
  • Embarazo.

De cualquier forma, el ginécolo te hará un estudio sobre tu salud y decidirá que método es el mejor para tí. En cuanto a los efectos secundarios, decir que no tienen por qué presentarse ninguno, así que no penséis en ellos ni os obsesionéis, es sólo para que si los sufrís sepáis a qué pueden deberse y acutar en consecuencia. Los más comunes son: incrementod e peso, náuseas y vómitos, dolor en las mamas, dolores de cabeza, infección urinaria, candidiasis vaginal, algunos acnés.

En cuanto a la presentación de la píldora, pueden venir blisteres en los que aparecen píldoras para 4 semanas y otros que hay píldoras para tres semanas. Las de 4 semanas, tienen una semana que es la última en la que la pastilla que tomas es un placebo y durante esta semana pueden aparecer pequeñas hemorragias, similares a una menstruación. En las que son 3 semanas, tienes que estar una semana sin tomar la píldora y a la siguiente se empezaría de nuevo el ciclo. Es en esta semana de descanso cuando se pueden dar también pequeñas hemorragias. Las de 4 semanas son ideales para las olvidadizas, así estableces una rutina de una manera más sencilla. La píldora se debe tomar todos los días a la misma hora. Si te has olvidado de tomar alguna y estas dentro de las primeras 12 horas, tomas la pastilla correspondiente cuando te acuerdes y la del día cuando sea la hora, aunque tengas que tomar 2 píldoras en el mismo día, así estarías protegida. Si pasan más de 12 horas es el mismo proceso, pero en este caso NO se está protegida y habría que usar métodos de barrera, según la píldora durante una semana o bien hasta el final del ciclo, de todos modos frente a este problema, lee el prospecto que lo explican muy bien.

 

Puedes seguir todas los comentarios de esta entrada a través del feed. También puedes dejar un comentario, o hacer trackback desde tu sitio.
One Response
  1. Paco H.H. dice:

    Muchas gracias por tu tiempo dedicado a informarnos. Asesoras mejor y quitas más dudas que el médico. Y eso no está bien. Lo tuyo sí, tu dedicación desinteresada, pero lo otro de los médicos y la S.S. no. Creo que los médicos debían informar de forma más amplia sobre los distintos tipos de píldoras que hay, y sus métodos y principios activos, así como posibles reacciones. Luego pasa lo que pasa cuando leemos los prospectos.
    Además, yo juraría que a mi pareja no la llevan un control ginecológico. Salvo para empezar el tratamiento y pedirlas, después solo pide la receta cuando se agotan.

Dejar una respuesta

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>